A pesar de la difícil situación que estamos viviendo por la pandemia nuestra misión debe continuar. Nuestra prioridad es garantizar que nuestro equipo esté sano y cuidado y que nuestros programas puedan desarrollarse de la manera más segura y eficiente posible. Continuaremos comunicando actualizaciones sobre el estado de nuestros programas, y sobre la posible necesidad de fondos urgentes durante este difícil momento.

Jane y todo el Instituto Jane Goodall deseamos agradecerle por su continuo apoyo. Su colaboración nos da esperanza. Doná

Día del Animal

Día del Animal
Día del Animal

“…Continúa existiendo en el ser humano un intento por ser diferentes y sentir que somos la especie dominante del planeta. Queremos pensarnos como diferentes, pero no somos tan distintos; nosotros también somos animales”.

Jane Goodall

Las reglas biológicas de la evolución y el azar cósmico  han ubicado al Homo Sapiens en un lugar de asombroso privilegio.

Nos consideramos a nosotros mismos como seres racionales y evolucionados y nos  auto catalogamos como el pináculo del derrotero evolutivo de la Tierra, bajo nuestros propios parámetros y marcos de referencia.

A lo largo del tiempo, distintas culturas nos han adoctrinado con que el ser humano es el único ser vivo con un noble y trascendente propósito en esta vida, y que el propósito de toda otra forma de vida es, en todo caso, servirnos, complacernos y facilitarnos nuestra propia existencia.

Entonces, trazamos una línea imaginaria con la que nos separamos de toda otra especie y nos consagramos “superiores”, con algún tipo de derecho natural a controlar y de disponer del destino del resto de los seres vivos, que para nosotros resultan,  por definición: “inferiores”.

Les arrebatamos sus crías, sus hábitats, sus vidas. Y decimos que está bien porque es “bueno” para nosotros. Pero al no tener empatía con el resto de las especies no nos convertimos en seres superiores; esto tan solo nos muestra que somos organismos más complejos y más peligrosos.

En estos momentos la humanidad no puede disimular su condición de animal vulnerable frente a una amenaza que no entiende ni controla. Tenemos miedo y ese miedo nos obliga a actuar agudizando el instinto de conservación. Nos impone trabajar como manada y priorizar la supervivencia sobre nuestros logros tecnológicos  y materiales. La pandemia nos enfrenta a toda nuestra limitación biológica. Somos animales tratando de sobrevivir. ¿Por qué no reconocemos esta potestad en el resto de los seres vivos?

Si nuestra especie pudiere ostentar alguna superioridad relativa, ésta solo se podría legitimar a través de la responsabilidad, la bondad y la compasión por los demás seres. Recordando también, que hoy se celebra el día del animal, y que de tal festejo somos parte.