Skip links

«Jane Goodall está lista para brindarle a India su activismo esperanzador y su conciencia ambiental»

VOGUE India
CULTURE & LIVING
De MEGHA MAHINDRU
Traducción ANGELES LOREDO



De todas las formas posibles, Jane Goodall es la abuela con más onda. No solo porque probablemente tenga para contar las historias más fantásticas de cuando condujo un estudio pionero sobre chimpancés en Tanzania a los 26 años, o por el hecho de haber sido tapa de la revista  TIME a los 87, sino porque la octogenaria se adaptó a la vida por Zoom mejor que nosotros. “No me gusta ‘abuelita’, es como una ancianita con un gorro de encaje. Para mis nietos soy Gaj”, cuenta Goodall, vestida con su característica chaqueta Patagonia.

Con la contención de una estantería llena de libros, recuerdos de sus viajes y fotos de Flo, Fifi y otros amigos del mundo natural, hoy por hoy Goodall pasa el tiempo en la casa de su niñez en Bournemouth, la ciudad costera inglesa a la que su familia se mudó durante la Segunda Guerra Mundial. Es la primera vez que permanece en un lugar tanto tiempo.

Antes de la pandemia, Goodall viajaba 300 días al año, alentando a las personas a actuar contra la inminente crisis climática; pero desde que se cerraron las fronteras, llevó su defensa del ambiente a los medios de comunicación modernos. “La Jane virtual logra acceder a millones de personas en muchos más países que si hubiese salido a la ruta. Así que ese es el lado positivo”, dice la conservacionista de ojos afables. El pasado diciembre lanzó Hopecast, la serie de podcasts galardonada con el premio Templeton  que presenta conversaciones íntimas con conservacionistas.  Algunos días da conferencias por Zoom, realiza videoblogs y graba audiolibros, como hizo hace poco con su último libro “El libro de la esperanza: Una guía de supervivencia para tiempos difíciles” (Editorial Paidós), que escribió en coautoría con Douglas Abrams y Gail Hudson. “Bueno, es algo extraño… pero la cuestión es que nunca en toda mi vida estuve más ocupada y agotada”, dice acerca de las entrevistas a toda hora, los webinarios, paneles y conferencias. “Es completamente extenuante; se me cansan los ojos y la voz de tanto hablar”.

Los oyentes del podcast estarán de acuerdo en que la voz de Jane es como un bálsamo para la eco-ansiedad del siglo 21. Para los espectadores, el brillo de sus ojos mientras los deleita con sus historias sobre el mágico mundo natural, los llena de esperanza y entusiasmo para cambiar las cosas. Es la abuela cuya tenacidad radica en aprovechar hoy para el beneficio de mañana. Ella también lo sabe y atribuye la popularidad de su último libro al optimismo que brinda en estos tiempos difíciles. “Esa es mi misión: darle esperanza a las personas, pero también señalar de forma realista que estamos enfrentando la terrible doble amenaza del cambio climático y la pérdida de biodiversidad”, dice hablando suavemente pero con convicción.

Con esa doble intención de llegar a más corazones y de concientizar a las personas acerca de las elecciones que realizan todos los días lanzó la oficina del Instituto Jane Goodall en India en 2018, que se registró oficialmente este mes de marzo. Mientras que el instituto se enfoca en proyectos de conservación de hábitat, programas de mitigación de la pobreza y santuarios de animales, el brazo juvenil Roots & Shoots (R&S) está impulsando la protección ambiental a través de proyectos comunitarios  que apoyan a las personas, a los animales y al planeta. “Jane siempre dice que cada individuo importa, y con R&S alentamos a los jóvenes a que se interesen de forma efectiva por el planeta y a que sean embajadores de la tierra”, dice Shweta Khare Naik, directora ejecutiva del Instituto Jane Goodall de India, que está liderando jóvenes desde Sikkim hasta Chennai para que sean parte del cambio. “Se trata de construir esta comunidad y la conciencia que necesitamos para el futuro de la humanidad. Con nuestra plataforma, los jóvenes pueden discutir los desafíos que enfrenta su generación y colaborar en objetivos factibles”, agrega Naik, que en 2019 movilizó estudiantes de Darshan Nagar para que a través del programa «Abrazar la naturaleza” transformaran su tierra en un espacio fértil lleno de aves y mariposas.

“Siempre le recuerdo a las personas que somos parte del mundo natural, no estamos separados. De hecho, dependemos de él para el agua, el aire, la lluvia, la comida… para todo”, dice Goodall, que es oradora en la COP26, la conferencia del clima de la ONU. El trabajo de su vida podría haber reavivado en las personas la conexión con la vida que nos rodea, pero ¿qué es lo que desea que podamos cambiar? “Quiero decir… todo”, dice con una sonrisa. “Necesitamos una nueva definición de éxito que no se trate sobre riqueza y poder, sino acerca de vivir una buena vida con lo suficiente para mantenernos a nosotros y nuestras familias, y tener tiempo para disfrutar de nuestros seres queridos y la naturaleza.”

Jane Goodall ganó el Premio a la Trayectoria en Mujeres del año 2021 de Vogue

Fuente/Source: Jane Goodall is ready to bring her hopeful activism and environmental awareness to India

🍪 This website uses cookies to improve your web experience.