A pesar de la difícil situación que estamos viviendo por la pandemia nuestra misión debe continuar. Nuestra prioridad es garantizar que nuestro equipo esté sano y cuidado y que nuestros programas puedan desarrollarse de la manera más segura y eficiente posible. Continuaremos comunicando actualizaciones sobre el estado de nuestros programas, y sobre la posible necesidad de fondos urgentes durante este difícil momento.

Jane y todo el Instituto Jane Goodall deseamos agradecerle por su continuo apoyo. Su colaboración nos da esperanza. Doná

Jane Goodall acerca de la importancia de plantar árboles

Jane Goodall acerca de la importancia de plantar árboles
Jane Goodall acerca de la importancia de plantar árboles

Formas de cambiar el mundo

Jane Goodall explica por qué plantar árboles es tan importante para el futuro del planeta. Y cómo podemos sumarnos.

«Una de las razones para tener esperanza es la resiliencia de la naturaleza. Cuando le das una oportunidad al terreno, y dejás de explotarlo y destruirlo, es asombroso cómo la naturaleza puede hacerse cargo de ese terreno otra vez y embellecerlo. Pero, a veces, el terreno ha sido destruido por muchísimo tiempo y, en esos casos, tenemos que plantar árboles».

Goodall comenzó su carrera estudiando a los chimpancés en Gombe, Tanzania. Ella cambió, para siempre, nuestra manera de ver a los chimpancés. Pero cuando regresó a Gombe, 30 años después de su primera visita, quedó conmocionada por lo que vio.
Archivo: Instituto Jane Goodall, YouTube

«Gombe era parte del cinturón forestal ecuatorial en 1960, cuando comencé. Para 1990, era una pequeña isla de selva rodeada por colinas completamente deforestadas. Las personas luchaban por sobrevivir. En ese momento, supe que, si no hacíamos algo para ayudar a la gente a encontrar maneras de vivir sin destruir el ambiente, mucho menos podríamos intentar salvar a los chimpancés. Allí fue cuando me involucré en mejorar las vidas de las personas, restaurar las selvas, y eso se expandió a otros países africanos, y luego se convirtió en una misión global».

Gracias a Goodall, miles de niños alrededor del mundo están plantando árboles. A través de su innovador programa, Roots & Shoots (Raíces y Brotes), con presencia en más de 60 países, incentiva a los niños a colaborar en el cuidado de la naturaleza.

Ahora, Goodall está llevando su misión de reforestación al próximo nivel uniéndose al movimiento global para plantar y proteger un billón de árboles.

Según la ciencia, las soluciones naturales podrían contribuir reduciendo un tercio de las emisiones que se necesitan para el 2030.
Fuente: The Nature Conservancy et al.

El retorno de la vida silvestre y la reforestación del terreno funcionarían como un sumidero de carbono.

«Reverdecer el terreno significa salvar selvas tropicales, restaurar bosques cuando sea posible y plantar árboles. Plantar árboles es algo que todas las personas pueden hacer y es por eso que este desafío del billón de árboles es tan importante».

Además de plantar árboles, debemos cuidar los que ya existen.

«Necesitamos proteger las selvas existentes. Necesitamos esforzarnos y restaurar las selvas y el terreno a su alrededor que no ha sido degradado por mucho tiempo, donde las semillas, las raíces y la tierra pueden brotar, y una vez más recuperar ese terreno y convertirlo en un ecosistema selvático maravilloso».

Plantar árboles conlleva desafíos: es importante plantar especies nativas en los lugares correspondientes.

«Entonces, no tiene sentido tirar una semilla en la tierra si no la cuidamos. Por eso, estos programas funcionan mejor cuando la comunidad entiende la importancia que tienen los árboles y los cuidan. Lo importante es que las personas se den cuenta de que esto no es una forma de darles permiso a quienes queman combustibles fósiles para que continúen haciéndolo, creyendo que mientras planten árboles está bien. No está bien. Cada ser humano, cada día, causa algún impacto en el mundo. Quienes vivimos en los países más ricos podemos elegir qué tipo de cambios realizamos: ¿qué compramos?, ¿de dónde viene?, ¿cómo se fabricó?, ¿dañó el ambiente?, ¿causó maltrato animal?, ¿es más barato porque involucra trabajo esclavo de niños en algún lugar del mundo? Entonces, la cuestión es que antes de que podamos tener a cada persona tomando estas decisiones sensatas que nos van a conducir a un mundo mejor, hay un esfuerzo acumulativo de miles de personas tomando decisiones éticas».

Los países alrededor del mundo están reforestando para combatir el cambio climático. Y para conectar a la comunidad mundial para la reforestación, el Fondo Económico Mundial lanzó 1t.org.

¿Te sumás?