A pesar de la difícil situación que estamos viviendo por la pandemia nuestra misión debe continuar. Nuestra prioridad es garantizar que nuestro equipo esté sano y cuidado y que nuestros programas puedan desarrollarse de la manera más segura y eficiente posible. Continuaremos comunicando actualizaciones sobre el estado de nuestros programas, y sobre la posible necesidad de fondos urgentes durante este difícil momento.

Jane y todo el Instituto Jane Goodall deseamos agradecerle por su continuo apoyo. Su colaboración nos da esperanza. Doná

Grandes simios, el COVID-19 y el SARS CoV-2

 Traducción: Alexia Bosch

Declaración conjunta del Grupo Especialista en Salud de Animales Silvestres de la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE) perteneciente a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Grupo Especialista en Primates, sección grandes simios

15 de marzo, 2020

El propósito de este documento es actualizar a los administradores de establecimientos, investigadores, operadores turísticos, entre otros, dedicados a los grandes simios, sobre el riesgo potencial que genera el coronavirus, ahora llamado SARS CoV-2, y la enfermedad que provoca en los humanos (COVID-19).

INFORMACIÓN ABREVIADA

El 31 de diciembre de 2019, la oficina de la Organización Mundial de la Salud en China fue la primera en ponerse en alerta por la cantidad de casos de neumonía que se dieron en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, China . El 7 de enero de 2020, se confirma la causa: un nuevo coronavirus (llamado 2019-nCoV temporalmente). El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud declara la emergencia de salud pública de importancia internacional y el 11 de marzo de 2020, la pandemia. Desde entonces, muchos países alrededor del mundo reportaron casos. Se puede encontrar información actual sobre la pandemia aquí: https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019

Ahora el virus se llama oficialmente SARS CoV-2 y la enfermedad que causa a los humanos COVID-19. En las personas, la infección del SARS CoV-2 puede presentar entre otras enfermedades respiratorias: secreción nasal, dolor de garganta, tos y fiebre. Los síntomas pueden variar de suaves a severos; las muertes se producen debido a una neumonía grave. El tratamiento consiste en un cuidado paliativo; no hay vacuna. No todas las personas infectadas padecen la enfermedad con gravedad; algunas pueden desarrollar solo una enfermedad suave. El índice de los casos fatales, o la proporción de pacientes confirmados con COVID-19 que fallecieron debido a la infección es, actualmente, del 3% aproximadamente. El SARS CoV-2 se contagia por el contacto con la aerosolización de gotas emitidas por una persona infectada cuando estornuda o tose. El coronavirus también se puede propagar por la exposición a heces y fluidos corporales de personas infectadas. Las personas infectadas pueden transmitir el virus varios días antes de manifestar algún síntoma clínico. Se cree que el virus es capaz de sobrevivir en el ambiente desde pocas horas a varios días. Los desinfectantes simples (por ej.: 60-80% de alcohol etílico o isopropílico o 10% de lavandina de uso doméstico) matan el virus. Aparentemente, el primer caso se produjo en China, en Hubei, pero hasta el momento, no se conoce cómo surge el virus. Los murciélagos son una reserva natural de coronaviruses como el SARS y, por lo tanto, son una supuesta fuente.

Todavía se desconoce si los grandes simios son susceptibles al SARS CoV-2. Sin embargo, abundan las pruebas científicas que dicen que los grandes simios son susceptibles a infectarse con patógenos respiratorios humanos. A esta altura, se puede asumir con tranquilidad que los grandes simios son susceptibles a infectarse con SARS CoV-2.

PARA MINIMIZAR LA POTENCIAL TRANSMISIÓN DE SARS CoV-2 A LOS GRANDES SIMIOS SILVESTRES:

No existe medida más efectiva para prevenir que el SARS CoV-2 llegue a los grandes simios silvestres que minimizar el contacto directo e indirecto entre los grandes simios y las personas infectadas. Se recomienda enfáticamente reducir a lo mínimo necesario las visitas de humanos a los grandes simios (duración de las visitas, cantidad de personas) para garantizar su seguridad y monitorear su salud. Para el personal esencial, es necesario ejecutar de manera estricta las normas de visitas a los grandes simios en todos los establecimientos, en especial las siguientes:

  • Mantener una distancia de al menos 7 metros de los grandes simios en todo momento. Sin embargo, dada la situación actual se aconsejan 10 metros.
  • Asegurarse que las personas (personal del parque, investigador, turista, etc.) que padezcan una enfermedad clínica, o que hayan estado en contacto con alguien enfermo dentro de los 14 días anteriores, no visiten a los grandes simios.

Las pautas de prácticas adecuadas de la UICN para el monitoreo de salud y control de enfermedades en las poblaciones de grandes simios[1] identifica las siguientes consideraciones (entre otras tantas) para prevenir la enfermedad que son particularmente relevantes para el actual brote del SARS CoV-2:

  • – Asegurase que todas las personas que se encuentren cerca de los grandes simios vistan ropa limpia y calzado desinfectado antes de entrar al parque
  • – Proveer instalaciones y suministros para el lavado de manos para todas las personas que ingresen a las áreas protegidas o a los establecimientos de los grandes simios
  • – Solicitar el uso de barbijos a toda persona que se acerque a menos de 10 metros de distancia de los grandes simios
  • – Reforzar instrucciones: las personas que necesiten estornudar o toser deben cubrirse la boca y la nariz con el pliegue del codo en vez de usar las manos; si necesitan estornudar o toser deben abandonar el área de inmediato y no regresar
  • – Proveer desinfectante para manos
  • – Asegurar que el uso de los sanitarios sea exclusivamente fuera del bosque
  • – Imponer 14 días de cuarentena para todas las personas que lleguen del exterior del país y que vayan a acercarse a los grandes simios con mayor frecuencia o por periodos más prolongados (p. ej.: veterinarios, investigadores, periodistas).

En conclusión: Adherirse estrictamente a las prácticas adecuadas para la prevención de enfermedades en los grandes simios y para el turismo con grande simios es una barrera fundamental y efectiva para evitar el contagio de SARS CoV-2 en grandes simios silvestres.

Dada la situación actual y más allá de las recomendaciones de las Prácticas Adecuadas, debe considerarse la suspensión del turismo con grandes simios y la reducción de las investigaciones de campo. Decidir si esta medida adicional debe implementarse implica una evaluación de riesgos incorporando una rápida comprensión de la situación basándonos en la información nueva, estableciendo mecanismos para compensar la pérdida de ingresos y de empleos provenientes del turismo y brindar apoyo a la salud pública de las poblaciones humanas locales.


[1] Para ver todas las recomendaciones sobre la prevención de enfermedades en grandes simios y el turismo con grandes simios, por favor visitar:

  • Pautas de prácticas adecuadas de la UICN para el monitoreo de salud y control de enfermedades en las poblaciones de grandes simios https://portals.iucn.org/library/node/45793
  • Pautas de prácticas adecuadas de la UICN para el turismo con grandes simios https://portals.iucn.org/library/node/9636