Día Mundial del Chimpancé (o el día en que Jane Goodall cambió el futuro de los primates para siempre)

Día Mundial del Chimpancé (o el día en que Jane Goodall cambió el futuro de los primates para siempre)
Día Mundial del Chimpancé (o el día en que Jane Goodall cambió el futuro de los primates para siempre)

Por Sofía Kliche

Hoy celebramos el primer Día Mundial del Chimpancé en conmemoración a aquel 14 de julio de 1960, fecha en que la fundadora del Instituto Jane Goodall pisó por primera vez el actual Parque Nacional Gombe Stream decidida a estudiar el comportamiento de los chimpancés salvajes.

Cincuenta y ocho años pasaron de aquel día en que Jane, en compañía de su madre Vanne, tomó la embarcación que la llevaría hasta la entonces Reserva de Caza de Gombe Stream, en el Protectorado Británico de Tanganyka, hoy Tanzania. Jane y Vanne habían recorrido previamente en coche los 1.300 kilómetros que separan Nairobi de Kigoma, un pequeño pueblo en la orilla oriental del lago Tanganika. Fue desde ese poblado que, equipadas con un bote de aluminio y provisiones para varias semanas, las dos mujeres dejaron la civilización para instalarse en la selva.

Jane, de 26 años de edad y con el firme sueño de vivir entre animales salvajes, no dudó cuando el antropólogo Louis Leakey le propuso esa arriesgada misión que cambiaría su vida. Con el objetivo de observar y estudiar chimpancés salvajes –tarea que nadie había realizado hasta ese momento- y con la paciencia y determinación que la caracteriza, la joven daba los primeros pasos en el camino a transformarse en la conservacionista más reconocida del planeta.

©National Geographic – Jane Goodall and Louis Leakey

La llegada de Jane Goodall a Gombe aquel 14 de julio de 1960 fue determinante para el futuro de los chimpancés. Ella lo recuerda de esta manera: “Si cierro los ojos puedo recordar la felicidad que sentía sentada en el claro mirando hacia las aguas del lago resplandeciente al sol del atardecer. Una tropa de papiones se detuvo para amenazarme, ladrando a la intrusa. Había en el aire el olor de un reciente incendio forestal y se oían las suaves notas de unas palomas del bosque. Tras la cena alrededor del fuego del campamento, saqué mi catre de tijera fuera de la tienda y me tumbé mirando las estrellas, preguntándome si lo que me pasaba era real. ¿Se habían hecho realidad mis sueños infantiles?”. (55 años en Gombe. Confluencias Editorial, 2015).

©National Geographic

El gran hallazgo

La financiación que Leakey había conseguido para la incipiente primatóloga cubría únicamente los primeros seis meses de estancia en la selva, razón por la cual Jane temía que el dinero se terminara antes de que los chimpancés se acostumbraran a ella. Pero eso no ocurrió y al cabo de cinco meses el chimpancé David Greybeard dejó de esconderse de la observadora e hizo aquello que los humanos aún no sabíamos que los primates-no-humanos podían hacer: herramientas. Aquel día, David le arrancó las hojas a una ramita y con ese palo pescó termitas; Jane Goodall estaba allí para verlo.

Con el objetivo de observar y estudiar a los chimpancés salvajes –tarea que nadie había realizado hasta ese momento- y con la paciencia y determinación que la caracteriza, Jane Goodall daba los primeros pasos en el camino a transformarse en la conservacionista más reconocida del planeta.

El inesperado hallazgo redefinió los conceptos de la antropología moderna: de repente, quedaba demostrado que no sólo los humanos usamos y fabricamos herramientas. Este asombroso descubrimiento llevó a la Sociedad National Geographic a concederle a Jane la primera de muchas becas, permitiéndole así continuar con su investigación de campo. El método de investigación personalizada y el vínculo emocional que la observadora estableció con los chimpancés, fue tapa de todas las revistas y objeto de recelo de los científicos de la época: la inteligencia y la capacidad de sentir de los primates quedaron a la vista del mundo entero.

©The Jane Goodall Institute

 

La voz de los chimpancés

A partir de ahora, cada 14 de julio celebraremos el Día Mundial del Chimpancés en homenaje a Jane Goodall y a nuestros parientes vivos más cercanos. La fecha es también la oportunidad de conocer más sobre una especie en peligro de extinción que necesita de nuestra atención y protección.

Pese a los esfuerzos realizados, los chimpancés se encuentran en la lista roja de especies amenazadas de la Unión para la Conservación de la Naturaleza (UICN). De los dos millones de chimpancés que a principios del siglo XX vivían en África Ecuatorial, hoy quedan alrededor de 300.000. Entre las principales causas de reducción de su población se encuentra el tráfico ilegal, el mascotismo y la pérdida de su hábitat.

Este Día Mundial, tan especial para el IJG, es sobre todo un llamado a la acción. Seguir el legado de Jane Goodall es para nosotros fundamental. Conocer la situación de estos y otros simios, ayudar a sensibilizar sobre su problemática, empoderar a las generaciones más jóvenes, buscar soluciones compartidas y darles una voz a quienes no la tienen, son algunos de los grandes pasos que podemos dar hoy.

¡Unite a la celebración y aprendé más en janegoodall.org.ar/dia-mundial-del-chimpance y en worldchimpanzeeday.org!

Comparte esta historia con el hashtag #DíaDelChimpancé o #WorldChimpanzeeDay